martes, 3 de diciembre de 2013

30 KISLEV

Leyes de Rejilut 1.3:

El Jafetz Jaim de bendita memoria nos dice que las buenas intenciones no le quitan a una afirmación la categoría de rejilut. Si una afirmación puede causar resentimiento, está prohibida independientemente de las buenas intenciones de quien habla. Este tipo de afirmaciones, son muy comunes entre hombre y mujer, padre e hijo, patrón y empleado. Estas se caracterizan de que en diversas situaciones se nombra a un tercero para apoyar la postura que se defiende. Aquí es importante tener en cuenta, que usar la opinión de otra persona para defender la postura que se tiene, no sirve para ganar peleas; sino todo lo contrario termina haciendo que la otra parte se enfurezca, y termine la persona descargando su ira sobre el tercero, algunas de las expresiones frecuentes son: ¿Qué derecho tiene X para interferir? ¿Qué sabe él de mí? ¿Cómo se atreve X a entrometerse en mis asuntos? Y otras similares.

A pesar de la ineficacia, esta estrategia es muy usada por muchos, ya que sienten que su opinión se refuerza al convertirla en la opinión de la mayoría. La esperanza es que la otra parte se sienta superada en numero y que por ello se rinda. La halajá identifica esta estrategia como propensa a crear resentimientos, y es por esto, que la prohíbe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario