Las Joyas de la Corona de la Mujer

B"H

La mujer Noájida no tiene la obligación de observar las Leyes Judías que se aplican a las mujeres Judías y que se encuentran en la Torá. Hacer estas  porque la Torá lo dice, sería una transgresión, dado que estaría robando una identidad, más bien, su relación con las leyes referente a las mujeres judías, será de fortalecimiento de su identidad, y es así como esas hermosas joyas entregadas a la mujer Judía, podrán formar parte de su corona.
 
Las Joyas
 
El judaísmo resalta la importancia de la mujer, su delicadeza y nobleza, mediante ciertas obligaciones.  Y más allá de las razones elevadas y profundas que éstas puedan tener, podemos ver cómo ellas se ocupan del cuidado y la protección de la mujer en la vida familiar y comunal. Por lo que, lo primero que debe tener en mente una mujer Noájida es esforzarse por cumplir las Siete Leyes Universales, ya que será a través de estas que tendrá el acercamiento, a estas joyas preciadas, hechas exclusivamente para las princesa de D-s.

La Tzniut - El Recato

El recato protege la intimidad y privacidad de la mujer, resalta su autoimagen y ayuda a desarrollar su ser interior al darle la importancia adecuada a su verdadero ser: su alma.  Así como un diamante debe ser protegido del robo y del daño - y para eso debe estar bien recubierto en un lugar seguro - así también la vestimenta y la conducta refinada, agradable y digna protegen a la mujer y le garantizan la preservación de su pureza.
 
Ahora bien, la razón por la que una mujer Noájida toma este precepto, es porque al seguirlo esta creando un cerco a la prohibición de relaciones inmorales. De manera que al vestir correctamente (falda larga, blusa de manga larga, cobertura de cabello, ropa no ajustada) evita la vista lasciva de varones al tiempo que esta valorándose, al mostrar su esencia y no su cuerpo; de la misma manera al no cantar frente a hombres, esta resguardando su voz, la cual representa algo interno, enseñan los sabios, que la voz es algo físico que se tiene dentro de uno, de manera que una mujer que canta frente a hombres es como si estuviese desnuda, esto es así porque la voz de la mujer es parte de su sensualidad, lo cual puede despertar el deseo en los varonesm de la misma manera el cabello, es un elemento sensual en la mujer, por lo que debe de cubrirlo si ya esta casada. El respeto y buenos modales establecen limites a los varones, de manera que evita que haya confianzas no sanas y se generen pensamientos impuros que puedan provocar -D-s libre- que se cometan relaciones sexuales ilícitas, así también evitan el que exista problemas con su esposo y otros varones por el hecho de le vean de forma lasciva o -D-s libre- que se le falte el respeto, y esto pueda llevar al asesinato.
 
Esto para nada es limitar a la mujer, sino valorarla, protejerla, porque se sabe que se es una princesa de HaShem. Y estas leyes vienen a recordarle ello, a la vez que la protege de las relaciones prohibidas.
 
La Ketuvá - Contrato Matrimonial

En el día de su casamiento la mujer recibe bajo la jupá una "ketuvá" en la cual están escritas y especificadas las obligaciones del hombre para con ella.  Aquí vemos cómo los Sabios se han ocupado de proteger a la mujer incluso respecto de sus necesidades materiales, como ser una casa para vivir, ropa, comida, etc.
 
Esta es un elemento importante que también la mujer Noájida tiene derecho, como lo explica el Rambam de bendita memoria, las tres cosas a las que se obliga un varón para con su esposa al casarse son: alimentación, vestimenta y relaciones maritales. Este contrato matrimonial es redactado por un Rabino, que es quien oficia la ceremonia, y es firmado por el esposo y dos testigos.

Taharat Hamishpajá - La Pureza del Hogar

Todas las leyes relacionadas con la pureza familiar nos demuestran, entre otras cosas, la gran sensibilidad que nos transmite la Torá respecto de la mujer y su vida matrimonial.
 
Está aunque es una observancia de la mujer Judía, también una mujer Noájida puede optar por abstenerse de tener relaciones maritales, dado que se sabe por la ciencia que durante y los primeros 7 días después de su período menstrual es cuando la mujer se encuentra más vulnerable y corre el riesgo de contraer infecciones. Por lo que una mujer Noájida seguiría parte del proceso de abstención por cuestiones salud. No siendo necesario ni obligatorio que tenga que estar en una mikvé, ya que el aseo  diario es suficiente para la buena salud. Y al hacer esto se está uno alejando de la Crueldad, cumpliendo el precepto de No Comer Miembro de Animal con Vida.

El Yijud - Abstinencia de estar solos hombre y mujer

La leyes de Yijud son leyes que vienen a restringir el aislamiento de los hombres y mujeres solteros o casados con personas del sexo opuesto solteras o casadas que no son su pareja o que no tienen un parentesco directo. De manera que establecen las reglas de convivencia entre estos. Estas son muy importantes que el Noájida las lleve a cabo, para evitar -D-s libre- caer en la tentación de las relaciones sexuales prohibidas o -D-s libre- que abusen de ella.

Pues como dice el refrán: El hombre es fuego y la mujer estopa, viene el no bueno y sopla. O bien: Ni estopa con tizones, ni la mujer sola con varones.

La Joya más preciada

La mujer Noájida debe saber que la función más importante de su vida es crear un hogar feliz y agradable.  Mediante sus refinadas cualidades y bondad, ella trae luz no sólo a su familia sino al mundo entero.  La mujer debe sentirse orgullosa de tener la responsabilidad de ser un "ezer kenegdó" - una ayuda para su marido y su meta es poder llegar a mantenerse fiel a ese honor y responsabilidad.  Para lograr esa tan elevada ambición ella se dirige a D-s -su Fuente de ayuda- en todo momento.

En las manos de cada mujer, está la elección de trabajar y esforzarse para llegar a ser "una verdadera mujer " - Qué D-s ilumine a todas con sabiduría y claridad en todo momento.
 
Fuente: Basado en un artículo de la Tzadeket Rina Leví y enseñanzas de nuestro querido Rabino Yechiel Zayde.

2 comentarios: